diciembre 2, 2022
Portapaz de Marfil Quito S.XVIII

Portapaz de Marfil Quito S.XVIII

Portapaz de plata y marfil policromado, Natividad con Dios Padre y el Espíritu Santo, Virreinato del Perú, Quito pp. s.XVIII

( Portapaz de Marfil Quito S.XVIII ) Esta interesante pieza de marfil, representa la Natividad con Dios Padre y el Espíritu Santo, para dar su dimensión teatral se le ha incorporado los sobrepuestos de espejos en recuerdo del fulgor divino (la gloria), en la parte inferior acoplada a la ley del marco tenemos a la mula y el buey. Siendo su técnica así como su iconografía, común de la producción Quiteña (Ver: Estella, Ob Cit. T. II. p. 792-806 y Lydia Sada de González y Margarita Estella, Marfiles[…] Ob Cit. 328- 329). Tallada la escena a partir de las famosas medias bolas de marfil que se extraían del núcleo de la defensa del elefante, que normalmente se utilizaban para un díptico engastado en plata.

En este ejemplo nos encontramos con una variante, un portapaz. La pieza de marfil estará protegida por un vidrio biselado engastado por pestañas, dándole consistencia al engaste y a la estructura se soldará un sogueado con un doble trenzado, este a su vez estará soldado al pie y a las pestañas del reverso. El reverso de la pieza de marfil se encuentra engastada en plata repujada imita una venera y en su centro consta de un colibrí de plata fundida, en cuanto al pie sencillo, conformado, repujado con motivos vegetales.

Portapaz de Marfil Quito S.XVIII.

Portapaz de Marfil Quito S.XVIII

Portapaz de Marfil Quito S.XVIII
Portapaz de Marfil Quito S.XVIII

Actualmente el museo que lo custodia no ha vinculada esta obra a ninguna escuela, y se data al s.XVII.

Ejemplos de Portapaz de Marfil Quito S.XVIII

Compartir:

Benito Rodriguez Arbeteta

Doctor en Historia, Historia del Arte y Territorio; Máster en Métodos y Técnicas Avanzadas de Investigación Histórica, Artística y Geográfica, UNED; Licenciado en Historia del Arte y Estética por la UAM. Temas de investigación: Además de la expatriación de Arte, se centra en la imagen de la Monarquía Hispánica, en especial sus rituales, y sus monumentos fúnebres. La iconología y la emblemática, lo que implica establecer la relación existente entre la obra de arte y el espectador, a través del estudio de la visión.

Ver todas las entradas de Benito Rodriguez Arbeteta →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *