agosto 5, 2021
Exposición temporal del barro cocido al objeto

Exposición temporal del barro cocido al objeto

Exposición temporal del barro cocido al objeto. Esta exposición, con catálogo homónimo, es el resultado de una selección del fondo de fragmentos cerámicos más destacados que conserva el Museu d’Història de Manacor, como depositario de los descubrimientos arqueológicos de las excavaciones del centro histórico de la población. 

Con esta muestra se sacan a la luz, y se acercan al público, unos materiales que han estado gran parte de su tiempo ocultos, bien enterrados en silos, pozos y pecios, bien almacenados en los depósitos del museo, pero que los habitantes de la ciudad utilizaron hasta su deterioro, rotura, o rechazo, entre la Edad Media y la Edad Moderna. 

También se traen hasta aquí otros ejemplos cerámicos que subrayan a Manacor como una ciudad fabricante de cerámica, con producción original propia, alguna tan importante como la del taller del Mestre de les Verges Rosses que llenó de extraordinarias figuras de devoción toda Mallorca a finales de la Edad Moderna. 

La exposición se enriquece también con otras piezas de colecciones privadas de Manacor, depositadas en el museo, como las de Mossèn Joan Aguiló i Pinya, Lluïsa Servera y Joan Rodagut, María Pilar Servera Cariñena y Miquel Magraner.

Introducción

El recipiente cerámico ha sido el modo de sustentar alimentos y líquidos que mejor ha perdurado, sin ningún género de dudas, a lo largo del tiempo, erigiéndose, junto con los restos óseos en uno de vestigios fundamentales para el estudio arqueológico. 

Estos fragmentos cerámicos se han descubierto enterrados en silos y pozos urbanos, vinculándose, en su gran mayoría, a desechos domésticos. 

Sin embargo, y a pesar de esa procedencia desintegrada, nos estamos refiriendo a más de un centenar de fragmentos, y objetos restaurados, de gran valor documental para el arqueólogo puesto que, una vez analizados, nos indican los patrones de conducta familiar y social de la vida de una población en un momento cronológico determinado, de ahí el calificativo de «transcendentales». Además de enseñarnos las pautas de las costumbres en la cocina y la mesa, la dieta, la convivencia entre objetos locales con otros importados, el alcance comercial marítimo con otros lugares de producción, etc. 

Los fragmentos de la Edad Media

Las pruebas más remotas descubiertas en el subsuelo de Manacor han sido las de época islámica con vestigios de objetos que demuestran una ocupación que no se había documentado arqueológicamente hasta ahora.  De la baja edad media destacan las importaciones de Manises y Paterna, y de Barcelona.

Los fragmentos de la Edad Moderna

De Cataluña son los fragmentos de platos y, sobre todo, escudillas de la serie dorada, producidas en los talleres de las ciudades de Barcelona y de Reus (Forn dels Quatre Cantons). 

De la capital catalana es la serie azul cobalto sobre blanco con ejemplares de la ditada, els arcs superposats y els esglaons sobre el ala, y de la figueta y la pinça en el centro del plato. 

Entre todas las procedencias extranjera destacan las piezas de parada de importación italiana, sobre todo, fragmentos de platos de Montelupo, Savona, Pisa y el Vall d’Arno, con una elección de motivos equiparable a la que presentaba la ciudad de Barcelona en esta misma época.

En cuanto a la producción cerámica propia de Manacor, se ofrece un amplio espectro de los principales talleres que trabajaban en la ciudad, ubicándolos en el plano. 

Finalmente, los descubrimientos de una serie de figuras de devoción, arrambladas en los desvanes de Can Oleza de Palma, y su cita en los inventarios notariales de la Edad moderna como «Obra de terra de Manacor», han permitido establecer definitivamente la producción de estas piezas en dicha ciudad.

Exposición temporal del barro cocido al objeto . Expuesta en el Museu d’Història de Manacor · Mallorca · 

Diciembre, 2020 – Julio, 2021

 

Comisaria: Elvira González Gozalo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.